Introducción 2021-02-10T10:09:37+00:00

Conservaciocompassiva.org es una revista online creada para asesorar en la toma de decisiones a los partidos políticos representados en el Ayuntamiento de Barcelona, respecto de la iniciativa ciudadana ZOOXXI, propuesta para la reconversión del zoo de Barcelona mediante la modificación de la ordenanza de protección de los animales. Así mismo, quiere ser un lugar de encuentro y acercamiento de nuevas propuestas e ideas con las comunidades científicas (barcelonesa, catalana, europea, internacional) en materia de conservación, en base a los actuales conocimientos científicos y de la compasión como ética práctica.

Como iniciativa ciudadana, resulta también primordial poner al alcance de la ciudadanía y de los medios de comunicación toda la información que se desarrolle al respecto.

Este portal constata y aborda la necesidad de un cambio de paradigma del actual modelo de conservación de las especies en peligro de extinción en términos generales, y en particular de los parques zoológicos. Así mismo, realiza una propuesta de un nuevo paradigma para la conservación y proporciona herramientas de discusión sobre el mismo.

A grandes rasgos, la conservación tiene por objetivo la preservación de las especies para mantener la diversidad y evitar su extinción. Hoy en día existen dos posturas que, a pesar de compartir el interés en el hecho de que los animales vivan en condiciones naturales en sus hábitats, discrepan en otras muchas cuestiones.

La conservación tradicional fija su atención sobre el mantenimiento de las especies y de las poblaciones. La consecución de este objetivo permite el sacrificio de animales salvajes para mantener poblaciones de la misma u otras especies o para resolver conflictos entre humanos y animales. En los parques zoológicos, este modelo tradicional se basa en la cría e intercambio de animales que, mayoritariamente, vivirán toda su vida en cautividad en los zoos y que nunca serán reintroducidos a la naturaleza. En este modelo es legal dar muerte a los animales para mantener la integridad genética, evitar endogamia y consanguinidad o por la carencia de espacio a las instalaciones (esta práctica se conoce como culling).

La conservación compasiva se caracteriza por dos enfoques: posiciona el animal físico individual sensible en el centro para evitar su sufrimiento, y busca acercar posiciones entre la protección individual de los animales y la preservación de la biodiversidad, las especies y los ecosistemas. Argumenta que, a medida que los problemas medioambientales crecen y se hacen más globales, los problemas sobre los cuales se tienen que enfrentar los animales (individualmente y como población) también aumentan y, por lo tanto, se tienen que crear nuevos procedimientos que aúnen la protección individual de los animales con la preservación de la biodiversidad y de los ecosistemas.

Internacionalmente, los cuatro principios guía de la conservación compasiva establecidos son:

  • No hacer daño. Compromiso con el que priorizar enfoques no invasivos en la investigación y en la práctica de la conservación, mediante el reconocimiento de que las intervenciones invasivas pueden hacer daño a las personas, a las poblaciones y a los ecosistemas.
  • Los individuos importan en la investigación y en la práctica de la conservación. Los animales no son simples unidades de especies y poblaciones, sino que tienen valor intrínseco e intereses propios. Deben de ser tratados con compasión, tanto a la naturaleza como en cautiverio.
  • Valorar toda vida silvestre como digno de esfuerzo de conservación, independientemente de la utilidad percibida por los humanos.
  • Coexistencia pacífica con la vida silvestre. Este es el objetivo final que guía las prácticas de la conservación compasiva.

¿Qué propone ZOOXXI para ir eliminando estas políticas de conservación tradicionales a los parques zoológicos?

La aplicación de la conservación compasiva, a través de tres ejes:

1. Conservación in situ, tecnología y modelo económico. 

Trabajo en red en el nuevo modelo de conservación, donde los zoos destinarán sus recursos a la protección de las especies, de los hábitats y de los animales individuales, siempre bajo criterios de conservación compasiva. Para tal fin, los zoos se tienen que convertir en instituciones científicas y académicas multidisciplinarias. Estos esfuerzos serán mostrados a través de las nuevas tecnologías donde experiencias interactivas, empáticas y vivenciales enseñarán al usuario y usuaria del zoo la realidad que acontece en las poblaciones animales en sus hábitats naturales, qué problemas los afectan y cómo se desarrolla el programa de conservación realizado por el zoo.

2. Prohibición de la cría en cautividad.

Los zoos dejarán de criar animales en cautividad. Solo se permitiría la cría en casos muy concretos y determinados, y siempre bajo criterios de conservación compasiva. Estos programas corresponderán, generalmente, a programas de conservación de especies autóctonas en trabajo conjunto con entidades locales y organismos gubernamentales, que incluirán la protección y conservación de los hábitats locales. Una de los aspectos fundamentales a desarrollar por el programa de conservación es la interacción con la población humana, para que el programa se consolide a largo plazo. Por lo tanto, estos programas acontecerán una oportunidad para la generación de herramientas concretas hacia una convivencia pacífica entre los humanos y el resto de especies del planeta.

3. El Centro de las 3R: Rescate, Recuperación y Reubicación

Al parar la cría en cautividad, el zoo podrá habilitar espacios para el rescate y la rehabilitación de animales heridos, maltratados o provenientes de tráfico ilegal, para su posterior reubicación, siempre que sea posible. Este centro tendrá un impacto educativo muy importante, porque animales que han sido víctimas de situaciones de crueldad serán ahora ayudados por el zoo, teniendo en cuenta su singularidad e individualidad. Los zoos acontecerían herramientas políticas fundamentales para poner freno a la adquisición y tráfico de animales silvestres.